5.10 / October 2010

Cenicienta

listen to this fairy tale

La puerta del aseo está llena de inscripciones amorosas. Si no me
hubiera entretenido leyéndolas, no habría oído cómo alguien entraba en
el cubículo contiguo y se masturbaba lentamente, susurrando, entre
jadeos, un nombre muy poco frecuente: el mío.

Tan sólo pude ver sus extraños zapatos, ya que se fue de repente,
antes de que yo misma pudiera ahogar mis últimos gemidos mordiendo mi
brazo.

Ahora sólo tengo que encontrarla.

Cinderella

The stall door was full of erotic inscriptions. If I hadn’t gotten distracted reading them, I wouldn’t have heard how someone entered the next cubicle and masturbated slowly, whispering, between gasps, an uncommon name: mine.

I could only see her strange shoes, given that she left suddenly, before I could muffle my own last moans by biting my arm.

Now I just need to find her.